Diferencias entre el mobbing y el stress laboral y el síndrome del burn-out

Es importante saber distinguir entre el mobbing y otros trastornos laborales similares para poder decidir cómo actuar si estamos padeciendo alguno de ellos o ayudar a una persona que los esté sufriendo.

En muchas ocasiones el mobbing se suele confundir con otro trastorno llamado burn-out o “síndrome del quemado”. Este síndrome significa estar desgastado por circunstancias puntuales de nuestro trabajo (exceso de carga de trabajo por circunstancias de la producción, exceso de horas, mal ambiente por algún conflicto puntual…) o por características especificas del puesto (trabajos que requieren mucha atención, ambientes demasiado competitivos…). Estas circunstancias, ya sean puntuales o características del puesto, exigen una intensa actividad emocional o psicológica, lo que puede hacer que la persona “se queme”.

Otras veces, se confunde el mobbing con el stress laboral. Sin embargo, el stress está causado por las propias características del puesto de trabajo y la interpretación que de ellas haga la persona afectada. Por poner algunos ejemplo, una persona muy perfeccionista puede estresarse porque cree que no llega a los límites que él mismo se impone en el trabajo, una persona muy ambiciosa puede estresarse por intentar ascender y destacar, una persona insegura puede creer que no su trabajo no tiene la calidad suficiente y que le despedirán… En cuanto a las circunstancias externas que pueden provocar estrés laboral podemos citar los cambios de turno, las jornadas excesivas, la inestabilidad laboral…

Las diferencias fundamentales que podemos señalar entre el mobbing y el estrés laboral son las siguientes:

  • En el mobbing podemos señalar un “culpable” externo que es el que ejerce CONSCIENTEMENTE una presión psicológica mientras que en el estrés no suele haberlo.
  • En el mobbing existe el objetivo de ir menoscabando las energías, la reputación y las relaciones de la persona elegida para que acabe abandonando el puesto de trabajo.
  • El mobbing se mantiene en el tiempo y va subiendo de intensidad.

Diagnóstico del mobbing: Situaciones que sí son mobbing y situaciones que no lo son

En su significado original, el termino mobbing se utilizaba para explicar el comportamiento animal en el que varios miembros débiles de una misma especie atacaban a un miembro más fuerte. En la actualidad se utiliza para describir la situación en la que un individuo es sometido a presión psicológica por uno o más miembros del grupo, con la complicidad o silencio del resto. Los expertos opinan que el este tipo de acoso es una de las experiencias más devastadoras que puede sufrir un ser humano en una situación social “normal”.

Para que una situación de acoso pueda ser considerada como mobbing se requiere que sea una conducta consciente, que tenga como objetivo disminuir la estima o las capacidades de la persona en su puesto de trabajo para poder eliminarla del grupo y que se mantenga en el tiempo (al menos seis meses) con una frecuencia de acoso al menos semanal.

Para aclarar aún más el concepto explicaremos a continuación que situaciones pueden calificarse como mobbing y cuáles no:

Sí es mobbing:

Los siguientes comportamientos deben estar dirigidos exclusivamente a la persona afectada para que pueda hablarse de mobbing.

  • Ataques a la víctima con medidas organizacionales: Rechazo a reconocer su valía, trato inferior a los demás, sobrecarga de trabajo o, por el contrario, asignarle tareas de poca valía o dejarle sin trabajo, robar su trabajo, negarle la formación necesaria para realizar su trabajo, cambiar continuamente sus objetivos, ser objeto de procedimientos disciplinarios por causas insignificantes o inventadas…
  • Ataques a la víctima mediante aislamiento social: Ser separado o marginado de sus compañeros, ser humillado o criticado, distorsionar sus palabras o conductas…
  • Ataques a la vida privada: Negarle permisos o vacaciones, recibir burlas sobre su vida privada…
  • Situaciones muy graves: Violencia física ya sea sobre objetos (tirar cosas, dar portazos…) o sobre la propia víctima.

No es mobbing:

  • El rechazo social por el que una persona es ignorada pero no perseguida.
  • El stress generado por trabajar bajo presión o en ambientes muy competitivos.
  • Mantener conflictos con compañeros.
  • Padecer un jefe con personalidad complicada (autoritario, exigente, perfeccionista…)
  • Situaciones conflictivas laborales por diferencia de intereses.
  • Conflictos interpersonales puntuales entre dos individuos del mismo poder.
  • Conflictos laborales en los que esté afectado un grupo de trabajadores.

¿Qué es el mobbing o acoso laboral?

El mobbing, también conocido como acoso laboral o acoso moral, es la acción de un acosador o acosadores sobre una víctima, con el fin de producirle miedo hacia su lugar de trabajo. Las victima reciben una violencia injustificada de tipo psicológico, manifestada a través de actos hostiles (insultos, rumores, vacio…). Estas acciones pueden prolongarse durante meses o incluso años y, en los casos más graves, se puede llegar a la violencia física o sexual.

Para definir el acoso laboral, podríamos decir que es toda conducta abusiva realizada de forma consciente, repetitiva y premeditada y que atenta contra la dignidad y la integridad física o psicológica de la persona afectada, con el objeto de conseguir que abandone el puesto de trabajo o de empeorar su clima laboral.

El objetivo final del mobbing suele ser conseguir el abandono del puesto de trabajo por parte de la víctima, ya que la consideran una amenaza para sus intereses personales. Este acoso puede llegar tanto de los superiores (para conseguir eliminarla de la empresa sin coste económico) como de los propios compañeros de trabajo (por la necesidad de control y destrucción de un individuo con tendencias psicopáticas).

El mobbing suele utilizar técnicas de “tortura” muy sutiles. El acoso es clandestino y no suele haber testigos que se pongan de parte de la víctima y estén dispuestos a testificar sobre lo que está sucediendo. Este tipo de violencia no deja huella, tan solo puede percibirse el progresivo deterioro físico y psicológico de la víctima. Por ello, hay ocasiones en los que la propia víctima se encuentra indefensa pensando que nadie va a creerle o que la gente creerá que ha hecho algo para merecer ese trato. Hay muchos casos en los que la víctima sufre este acoso sin saberlo, pensando que es una parte de su trabajo que debe soportar.

Por ello, es importante que la persona tome conciencia de que lo que le están haciendo no es correcto y que no se culpabilice. Para poder denunciarlo deberá además conseguir datos reales y objetivos de lo que está sucediendo (testigos, grabaciones, escritos…) que puedan probar, sin ninguna duda, que no se trata de algo surgido de su imaginación.

La sociedad se está sensibilizando ante este problema, que ha sido calificado como “la plaga laboral del siglo XXI”. Esto está haciendo que las empresas tomen medidas para prevenir, detectar y cortar de raíz estas situaciones.

Definición del problema del mobbing (acoso laboral)

En esta sección trataremos de definir el problema del mobbing o acoso laboral, problema conocido desde hace relativamente poco tiempo pero que está afectando de forma grave a la vida laboral de una gran proporción de la población, causando además graves secuelas en la salud física y emocional de las personas que lo sufren.

Para definir el problema de la manera más clara y precisa posible, hemos incluido los siguientes artículos:

  • ¿Qué es el mobbing?: Definimos que es el mobbing o acoso laboral, haciendo especial énfasis en sus características de violencia premeditada, mantenida en el tiempo y destinada a perjudicar a la víctima para que ésta tenga que abandonar su puesto de trabajo.
  • Diagnostico del mobbing: Ya que el mobbing puede confundirse con otras situaciones laborales adversas como el rechazo, la presión o el mal clima laboral, listamos las situaciones que sí se consideran mobbing y las que no lo son.
  • Diferencias con el stress laboral y con el síndrome de burn-out: Explicamos las diferencias con estos dos trastornos que también se dan en el ambiente laboral y que pueden ser confundidos con un caso de mobbing.
  • Dimensión del problema: Exponemos los datos de los últimos estudios sobre la incidencia del acoso laboral a nivel europeo y español, señalando las diferencias que se dan entre los grupos según sexo, edad, profesión o situación laboral de los afectados. Los datos estadísticos señalan la gravedad de este problema, que ha sido calificado por algunos expertos como “la plaga laboral del siglo XXI”.