Acoso laboral y discriminación

El mobbing es en sí mismo una actividad discriminatoria. En el acoso laboral un grupo de individuos discrimina y tortura psicológicamente a otro debido a sus diferencias, que les molestan o les resultan intimidantes. De hecho, el nombre de mobbing se tomo de la etología, que es la ciencia que estudia la conducta de los animales. Lorenz, un famoso etólogo, observó que los grupos de animales (sobre todo los pájaros) se unían para eliminar a un sujeto extraño (como podría ser un animal más grande) o para disciplinar a individuos de su propio grupo que no se ajustaban al comportamiento del grupo. Con este comportamiento, el grupo de pájaros lograba ahuyentar a los depredadores que les intimidaban o eliminar de su grupo a los individuos molestos. Lorenz observó que había ocasiones en las que los animales acosados morían de miedo nada más comenzar a sufrir los ataques.

En el acoso laboral se dan conductas parecidas. El grupo intenta eliminar a los individuos que les resultan amenazadores, ya sea para su status, sus posibilidades de ascender o su manera de trabajar, y a los individuos que son diferentes al resto del grupo. Es en estos casos en los que se da una discriminación más grave. Se dan conductas de agresión psíquica a personas que pertenezcan a grupos marginales o minorías, por el sólo hecho de pertenecer a ellas. Las causas de la discriminación pueden ser muy variadas: raza, sexo u orientación sexual, religión, ideas políticas… Incluso las deficiencias físicas o psíquicas pueden ser causa de discriminación. Los estudios han observado que los disminuidos físicos sufren acoso laboral cinco veces más que los compañeros no discapacitados. Así, en lugar de tenderles la mano para facilitar su integración laboral, el grupo se ceba con estas personas por el simple hecho de ser más débiles o diferentes.

Hay que tener en cuenta, además, que muchas veces estas personas pertenecientes a minorías no tienen una red social o unas características socioeconómicas que pueda ayudarles a salir del infierno del mobbing. Imaginemos, por ejemplo, el caso de un inmigrante, solo en el país, sin familia ni amigos cercanos, que tenga que enfrentarse diariamente a un grupo de acosadores, sin la posibilidad de abandonar el trabajo ya que su subsistencia económica depende de él. Estos casos de mobbing se perpetuán en el tiempo, pudiendo causar trastornos psicológicos y físicos muy graves.

Por último, debemos señalar que toda conducta discriminatoria, además de ser inmoral, es ilegal. Por ello, los individuos que realizan este tipo de acoso, intentan disimular su conducta, lo que puede hacer muy difícil la demostración de la existencia de conductas discriminatorias. Por ello, es muy importante que los testigos de este delito abandonen el silencio y tengan el valor de ayudar al acosado en su denuncia.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR