Factores agravantes del proceso de acoso laboral

Existen una serie de factores que pueden hacer que el proceso de acoso laboral aumente en intensidad o se mantenga en el tiempo. Estos factores pueden depender tanto de la víctima, como del acosador y del entorno en el que ambos se muevan. Los explicaremos más detenidamente:

  • Factores de la víctima: Si la víctima tiene una autoestima baja, puede resultar excesivamente sensible a los ataques del acosador, sentir que la situación es culpa suya y que merece los malos tratos a los que le someten… También es importante el grado de apego que siente el acosado por su puesto de trabajo. Si la persona es adicta al trabajo o, sin llegar a esos extremos, considera que el puesto es muy importante para ella, le será muy difícil escapar de la situación y arriesgarse a quejarse o a denunciar, pudiendo incluso pensar que por ese puesto de trabajo merece la pena soportar el dolor y las consecuencias negativas que provoca el mobbing. Por último, cuanto más desprotegida y vulnerable sea la victima (gente sin familia o apoyo social), más fuertes serán los ataques del acosador y más se prolongarán en el tiempo.
  • Factores del acosador: La gravedad y tipo de los ataques dependerán de la personalidad y de los trastornos psicológicos del acosador. Si el acosador es un narcisista, intentará convencer a los demás de que él es la víctima y ponerles en contra del verdadero acosado. Este tipo de agresores utilizan el discurso y los ataques de tipo psicológico o emocional. Por el contrario, si el acosador es de tipo paranoico, suele tener una personalidad rígida y tiránica, carecer de sentimientos de culpa y ser más propenso a la violencia física.
  • Factores del entorno: Si tanto la empresa como los compañeros de trabajo miran hacia otro lado y consienten el mobbing, la situación se alargará en el tiempo. En ocasiones, el acoso laboral puede venir desde los puestos altos de la empresa, por lo que la persona se encontrará totalmente desprotegida y sin tener a quien acudir. En cuanto a los compañeros, si éstos, además de permitir el acoso, colaboran activamente en él, acelerarán el proceso del mobbing, llegando mucho más rápido a las fases más graves y haciendo más probables las agresiones físicas.